Tipos de bisagras

No es una cuestión en la que solamos pensar, qué duda cabe, y preciamente por eso sorprende hasta qué punto en el mercado encontramos distintos tipos de bisagras entre las que elegir.

 

Conocer aunque sea de forma básica cuáles son es importante a la hora de elegir la que mejor nos conviene. Veamos las más comunes en el siguiente listado, confiamos en que será de gran utilidad desde un punto de vista práctico.

 

Definición de bisagra

 

No descubrimos la rueda afirmando que una bisagra es un herraje que cuenta con 2 piezas unidas a través de un eje que posibilita que éstas se giren sin separarse. Además, como es bien sabido, pueden utilizarse para multitud de fines, principalmente los muebles y las puertas. Veamos los principales tipos de bisagras.

 

Bisagras de libro

 

Las bisagras d elibro son las más conocidas, precisamente por tratarse del modelo más común. Su facilidad de uso está relacionada con su sencillez, y las encontramos en diferentes modelos, como las bisagras de latón, las cincadas o las bisagras rústicas, pongamos por caso.

 

Todos los modelos de las bisagras de libro se abren igual: adoptan la forma de libro y se atornillan muy fácilmente a la madera, bien sea de un mueble, de una puerta, etc. Por lo tanto, si buscamos sencillez y facilidad de instalación, las bisagras de libro son idóneas.

 

Bisagras de piano

 

Salvo por su tamaño, mayores éstas, son iguales a las de libro. A consecuencia de ello, las bisagras de piano han de sujetarse con más tornillos. Con ello lograremos una bisagra más fuerte y resistente.

 

Si el modelo es demasiado grande, podemos contarlo a la medida, bien con una tijera de chapa o con una sierra, según sea el material.

 

Bisagras desmontables

 

Si necesitamos desmontarlas, son la opción perfecta, y podremos hacerlo sin necesidad de desinstalarlas, o sea, sin tener que quitar los tornillos. En estos casos, es idóneo el sistema, aunque se usa poco. Aun así, si desmontarlas es importante para nosotros, no lo pensemos ya que con este sistema podremos hacerlo las veces que queramos.

 

Bisagras de Pernio

 

Las bisagras de Pernio son las más comunes en puertas y ventanas. Como inconveniente, citaremos el hecho de que no sean fáciles de instalar, razón por la que se recomienda que lo haga un profesional.

 

A la hora de ponerlas, cajearlas en el argot técnico, se puede usar una fresadora o también hacerlo sin maquinaria, dando uso a un formón, según prefiera o tenga acceso el cerrajero 24h Picassent profesional o persona que va a hacer la instalación.

 

Bisagras invisibles

 

También llamadas bisagras ocultas, se utilizan sobre todo para unir dos tableros y así lograr que éstos se abran como un libro. Probablemente recordemos algún ejemplo que hayamos visto y, sin duda, son una opción muy interesante si buscamos este efecto.

 

Bisagras de doble acción

 

Se suelen usar en las puertas que deben abrirse con una doble apertura, como es el caso de las puertas de las cocina típicas de los restaurantes o también aquellas puertas habituales en hospitales.

 

Son puertas que abren en ambas direcciones y que ellas solas oscilan hasta recobrar su posición normal. Son puertas que permiten una entrada y salida fácil, muy práctico en restaurantes o en hospitales. A la hora de instalarlas también es sencillo hacerlo.

 

Bisagras de cazoleta

 

Los muebles de tu cocina suelen llevar bisagras de cazoleta, caracterizadas por ser muy prácticas y quedar invisibles. Además, a partir de un cierto ángulo se cierra solas y, por otra parte, tienen un ángulo de apertura regulable que da bastante margen.

 

Hemos de tener en cuenta que son difíciles de instalar, ya que han de encajar sus partes, y de lo contrario no funcionará correctamente y habrá problemas de apertura y cierre. Dentro de este tipo hay 3 clases que, a su vez, tienen distintos modelos: la bisagra de cazoleta recta (puerta exterior, en el lateral del mueble), la bisagra super acodada (en puertas interiores) y, en tercer lugar, la bisagra acodada, cuando la puerta está en una zona intermedia.

 

Bisagras de superficie

 

A diferencia de las anteriores, son más fáciles de instalar, pues no hay que hacer un fresado. Por lo tanto, si no eres profesional esta variedad es perfecta para ti. Te bastará contar con unos simples tornillos para realizar la unión a través de esta bisagra.

 

Bisagras para vidrio

 

Las bisagras para vidrio tienen una parte en forma de U, gracias a la cual es posible sujetar el crital con fuerza. De este modo, evitamos que se salga, colocando además uno o varios tornillos. Si tensmo éxito, la puerta se abrirá y cerrará sin problemas, es decir, permaneciendo el cristal en su sitio.

 

Más bisagras

 

Aunque hemos hecho un repaso de las principales bisagras, no olvidemos que en el mercado hay muchas, aunque no siempre será fácil encontrarlas. Si estamos interesados en conocerlas para valorar su conveniencia, acudamos a tiendas especializadas.